• Yoel Soto

Rumba I

Updated: Mar 15, 2019


Esa sangre tuya, mulata,

hecha de blanco y de negro,

de abanico y azabache,

hecha de látigo y cuero,

ha causado tantas quejas,

tanta envidia y tanto celo,

que hasta Dios con su lamento

ha hecho temblar el cielo.

Con tu vaivén, mira mulata,

yo todavía recuerdo

que vi bailar una rumba

a un cardinal y a su clero.

Pero como esa boca, mulata,

no arde ni el mismo fuego;

con esa lengua que estrangula,

con esas bembas, no hay deseo

que pueda agotarse en vano

besando un beso sincero;

sin temores ni censuras,

sin escrúpulos,

sin rodeos.

Para qué seguir, mulata,

lujuriándote ese cuerpo,

sin conviertes en virtud

el pecado y el defecto.

Si por esa piel, mulata,

he perdido yo hasta el ego,

he llorado,

he suplicado,

me he arrodillado al suelo.

No me avergüenza, mulata,

que te diga todo esto,

pues no existo sin tu sangre

hecha de látigo y cuero.


YOEL SOTO

El Rapto de las Mulatas de Carlos Enríquez Gómez (1939).

24 views0 comments

Recent Posts

See All