• Yoel Soto

Hondura

Del escribir, confieso,

la necesidad se adueña;

el cada labio de los cuatro sueña;

la suerte incógnita del beso enseña

la cruel locura que tu pecho ensena.

Como rastro ahumado tu perfume aliena

cada costumbre impuesta, aburrida y huera;

¡qué mis manos y tus senos ardientes mueran

la angustia injusta, humana, embustera!

Viértete, hondura, a mitad o entera;

desgárrame las verdades (o calumnias que fueran);

trépame, mas al bajar doliente y fiera

¡sábeme!, ¡ríeme! aun nos hiera.


Yoel soto

2 views0 comments

Recent Posts

See All